Para adquirir una comprensión profunda de la modernidad, resulta sumamente útil iniciar su estudio contrastándola con el medioevo (en especial, con la -así llamadaPlena Edad Media, período -éste- que abarca desde el siglo XI hasta el siglo XIII, inclusive, en el cual la cultura medieval -su imago mundi, ethos y modus vivendialcanzó su máxima expresión histórica). En razón de la aludida utilidad, hemos decidido comenzar el presente trabajo ensayando un cuadro comparativo de sendas edades del decurso histórico de la civilización occidental, focalizado en sus respectivos núcleos, por decirlo de algún modo. Se trata de una suerte de radiografía dúplice,
que destaca las diferencias entre una edad y la otra.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *